Estaciones con Encanto


Antigua Estación de Madrid


Centros de eventos y convenciones
Linares
Paseo Virgen de Linarejos, 17D
Andalucía

Instalaciones para eventos privados


Información complementaria

Línea ferroviaria: Ramal Vadollano - Linares, línea Manzanares - Córdoba
Año de construcción: 1915-1925
Arquitecto: Narciso Clavería

En enero de 1877 la compañía MZA concluye el tramo de enlace de la ciudad de Linares con la línea ferroviaria de Madrid a Córdoba a través de la que se denominaría a partir de ese momento como estación de Vadollano, situada aproximadamente a unos 8 kilómetros del núcleo urbano. La estación de Madrid en Linares también era la cabecera de un ramal de vía estrecha que conectaba con algunas de las explotaciones mineras que se encontraban en la periferia de la ciudad.

El primer edificio de viajeros construido para la inauguración de esta estación todavía se conserva, aunque no presenta mayor interés desde el punto de vista arquitectónico. Se trata de un edificio de construcción seriada, del mismo modelo a los construidos en la línea de Manzanares a Córdoba. Tampoco su dimensión respondía a las necesidades de una ciudad en constante crecimiento en aquellos momentos, lo que motivó que el Ayuntamiento reclamara en 1890 a MZA la construcción de un edificio acorde con la importancia de la población. También resultaría un motivo añadido, que en el año 1893, la compañía de Andaluces construyera en la ciudad la estación de la Zarzuela, cabecera de la línea Linares a Puente Genil. Y en el año 1904, sucedía lo mismo con la Compañía de los Caminos de Hierro del Sur de España, y su estación de Linares San José que se convertía en estación término de la línea Linares – Almería.

Después de un largo proceso de trámites administrativos para llevar a cabo la correspondiente expropiación, el Ayuntamiento hace entrega a MZA de los terrenos situados justo al lado del anterior edificio de viajeros, en el año 1913. En junio de 1915, el arquitecto Narciso Clavería firmaba los planos del nuevo edificio. Clavería fue el arquitecto que proyectó la estación de Toledo.

Aunque la estación era término de línea, la tipología que se adoptó fue la correspondiente a estación de paso o intermedia, que con su planta rectangular alargada se dispone de forma paralela al eje de la vía. Este hecho podría justificarse como la mejor adaptación, en este caso, al entorno urbano donde se ubicaría. Su planta alargada ocupaba la parte central de uno de los laterales del Paseo de Linarejos.

El nuevo edificio utiliza un lenguaje ecléctico con detalles neomudéjares, alternando con  elementos modernistas. Destaca el uso de la bicromía en el ladrillo de sus paramentos que combina con la piedra para los elementos más clásicos de su repertorio. La composición de sus fachadas junto a la disposición de sus volumetrías aporta al conjunto reminiscencias de la arquitectura francesa.

Sobre una planta rectangular y alargada se elevan tres cuerpos, uno central de dos alturas, y dos laterales, ligeramente retranqueados, de planta baja. A lo largo de su fachada se suceden pilastras y pilares exentos, que compensan la sensación de horizontalidad tan marcada que producen las franjas bicolor de ladrillo y molduras. En el cuerpo central se abren, a modo de pórtico, cinco vanos mayores en la planta baja, y siete ventanas en la superior. Este cuerpo queda rematado con dos frontones curvos donde se alojan sendos rosetones, y una cartela en el centro con el acrónimo de la compañía MZA. Utiliza el arco rebajado y escarzano, enmarcado en algunos casos con entablamentos sobre ménsulas. Los cuerpos laterales de planta baja disponen de tres vanos para cada frontal y dos en sus fachadas laterales. Su cubierta plana se cierra con una balaustrada en todo su perímetro.

En su fachada de las vías cuenta con la correspondiente marquesina metálica. Entre la fachada de la población y el paseo, queda un espacio ajardinado, que correspondería al antiguo patio de carruajes, y que se cierra por medio de un muro y una verja que recorre el lateral del paseo en el espacio que ocupan todas las instalaciones.

Actualmente, este edificio alberga el Salón de Plenos del Excmo. Ayuntamiento de Linares y se ofrece para acoger reuniones y eventos privados con un aforo de hasta 80 personas. Está dotado de megafonía, pantalla y protector.

Este edificio de viajeros se complementa con otro pequeño y exento de planta baja, ubicado justo a su izquierda, que tienen las mismas características estéticas, que y se utilizaba para retretes y lampistería.

Otras construcciones que se conservan dentro de la misma estación, son los dos muelles, uno abierto y otro cerrado. El último ha sido rehabilitado y adaptado para uso museístico en relación con la minería linarense. También se conserva restos del edificio de cocheras para locomotoras, y casas de empleados. Una vivienda aislada de dos plantas que utilizaba el Jefe de Reserva, y otro grupo de ocho viviendas de planta baja para los obreros. Estas últimas casas ya aparecen en un plano de 1882, aunque puede que se construyeran al mismo tiempo que la línea. También han sido rehabilitadas recientemente por la escuela taller del Ayuntamiento para dotarlas de un nuevo uso público.