Estaciones con Encanto


Puerta de la Carne


Mercados
Sevilla
Avenida de Cádiz, 33
Andalucía

Mercado de abastos en la antigua estación de ferrocarril de Sevilla San Bernardo

Información complementaria

Línea ferroviaria: Sevilla - Cádiz
Año de construcción: 1902
Arquitecto: Agustín Juberd

Sevilla San Bernardo fue la estación de cabecera de la línea ferroviaria de Sevilla a Jerez y Cádiz. En un primer momento perteneciente a esta Compañía, pasando después a formar parte de la Compañía de los Ferrocarriles Andaluces.  

Esta estación tuvo un primer edificio de viajeros de tipo provisional, como era habitual en las nuevas construcciones. En el año 1886, y ante el progresivo aumento de circulaciones y viajeros, se elaboró un primer proyecto para sustituir el edificio provisional por otro definitivo, y de mayores dimensiones. Este primer proyecto proponía una planta de 100,70 metros de largo por 15,90 metros de ancho, es decir rectangular y alargada, que correspondía a la tipología de estación intermedia o de tránsito, a pesar de que se trataba de una estación término o de cabecera en ese momento.

En su fachada de las vías contaba con un hangar o cubierta metálica de la misma longitud que su fachada y de 20,60 metros de ancho, que servía para cubrir el espacio comprendido por los dos andenes y las cuatro vías de la estación. Frente a la fachada de la población y patio de carruajes se abría una plaza que enlazaba con una avenida de nueva creación.

El proyecto de 1886 fue aprobado en el año 1889, aunque no sería éste el que se utilizará para iniciar la construcción. Todavía se habrían de realizar algunas modificaciones hasta llegar al año 1901 fecha en que se aprueba el denominado como "Estación definitiva de Sevilla". Ampliación y modificación del proyecto aprobado en 1889, y firmado por el ingeniero Agustín S. Juberd. Estas últimas modificaciones sólo afectaban a la distribución del espacio interior, sin producirse ningún cambio en su forma y apariencia externa.

El edificio de estilo ecléctico se estructura a través de cinco cuerpos, tres de los cuales -los extremos y el central- son de dos plantas y se rematan con cubiertas a cuatro aguas. Los dos intermedios son de planta baja con cubierta plana. Dentro lenguaje ecléctico se combinan elementos de estilo clásico y renacentistas, tanto en su propia composición como en sus motivos ornamentales. Utiliza elementos clásicos como las pilastras con capiteles esquematizados que recorren toda la fachada, las molduras de las cornisas, o balaustradas en la planta superior de los pabellones. Emplea el arco de medio punto para todos los vanos de la planta baja y lo hace con el adintelado para la planta superior, a excepción de los tres centrales de cada cuerpo que lo hace también con el de medio punto.

La estructura metálica que conforma el hangar consta de doce cerchas de tipo Dion, que consistía en una cercha en arco sin articulaciones en los apoyos. Estaban separadas a 12 metros en los extremos, y a 8 metros de eje a eje en los demás. Un linternón de 7 metros de ancho, dividido en dos tramos independientes, recorre la parte central del hangar para dar más luz a la zona de los andenes. Los cuchillos extremos formaban unos hastiales acristalados con montantes y riostras, quedando divididos en once ventanales de diferente altura.

El edificio en general transmite una sensación de estabilidad, debido sobre todo a su marcada horizontalidad y simetría. La disposición de sus volúmenes, así como la contención en los recursos ornamentales consiguen dentro de su eclecticismo conjugar perfectamente sobriedad y elegancia en sus formas con la máxima funcionalidad de sus espacios.

Tras su cierre al tráfico ferroviario en 1991, y tras una reciente rehabilitación y reforma, se ha convertido en la sede de un mercado de abastos, Puerta de la Carne, con una treintena de puestos de alimentación.

Actualmente se están acometiendo las obras para la construcción de un espacio deportivo.